Vuelve a sonreír como antes

Recupera tu sonrisa gracias al uso de las carillas de porcelana.

Tratamientos estéticos

  • Blanqueamiento dental
  • Sonrisa gingival
  • Carillas de porcelana
  • Prótesis dental

Carillas de porcelana

Las carillas dentales pueden devolverte la sonrisa de una forma fácil, rápida, sencilla y sobretodo poco invasiva. Las carillas de porcelana son una fina funda de porcelana que se adhiere al diente con un pegamento especial. El concepto es el mismo que el usado en las uñas postizas. Gracias a ellas podemos devolverte la sonrisa y solucionar tus problemas de estética dental.

Expertos en odontología estética

diplomas

Resultados naturales e inmediatos

smile

Tenemos la última tecnología para ti

tecnologia-2

Todo sobre las carillas de porcelana

Se pueden denominar también facetas, láminas de cerámica o veners. Son similares a las uñas postizas de porcelana que se adhieren a la uña natural para cambiar el tamaño, la forma o el color. Este tratamiento requiere muy poca preparación del diente. Se elimina una pequeña capa de esmalte y la restauración que pueda tener el diente y sobre esta superficie se adhiere la carilla mediante un sistema de resina previo grabado ácido de carilla y diente.

En ocasiones puede necesitarse previamente un blanqueamiento del diente o de los dientes, quitar un poco de encía para aumentar el tamaño del diente, o llevar ortodoncia durante en tiempo para mejorar la estética de los dientes o su funcionalidad.

Pueden usarse en casi todos los casos de alteraciones de forma, tamaño o color, incluyendo aquellos en los que el paciente haya destruido los dientes por apretar o rechinar los dientes debido a un problema de bruxismo. En estos casos habrá que hacer un estudio previo de sus piezas dentales posteriores y la posibilidad de tratamiento del problema que ha generado el desgaste. En estos casos tendrá el paciente que dormir con una férula de descarga, que le protegerá de la fractura o despegamiento de las carillas, además de evitar la progresión de su patología debido al bruxismo.

En la primera cita para comenzar el tratamiento  se analiza la sonrisa del paciente, y la fonética, para establecer el tamaño, forma, textura y color de las carillas y se hace un encerado virtual para visualizar con el paciente cual sería el resultado estético.

El procedimiento consiste en  preparar  las superficies de los dientes a tratar y se toman unas impresiones. Se colocan unas carillas provisionales durante el tiempo de fabricación de las definitivas que suele ser de unos 10 días. Durante este tiempo hay que ser muy cuidadoso cepillándose la zona, y a la hora de comer.

En la cita de  cementado de las carillas,  se colocan las carillas, se eliminan los restos de cemento y se ajusta la forma de cerrar la boca. No hay que esperar ningún tiempo para comer, pero hay que evitar durante las primeras 24 horas tomar alimentos que puedan teñir, como café, tabaco, coca-cola, té, remolacha, juanolas…Esto es porque el cemento que une el diente a la carilla todavía tiene una pequeña capacidad para polimerizar (“endurecer”) y durante este tiempo puede mancharse la interfase.

Se recomienda cambiar las carillas alrededor de los 8 años, dependiendo del uso y del estado de los dientes. Pueden descementarse o romperse, bien por un mal uso o por no usar la férula de descarga para dormir.